menu superior

Revestimientos monocapa

REVESTIMIENTOS MONOCAPAS

El revestimiento monocapa continuo se utiliza para el acabado decorativo de fachadas, usando para ello morteros monocapa modificados, con los que se obtienen acabados de árido proyectado y de raspado o labrado de alta calidad.

El revestimiento de fachadas con monocapa, está logrando desplazar al enfoscado tradicional y a la pintura, tanto en las pequeñas como en las grandes construcciones. Esto es gracias a las mejores características técnicas del mortero, descritas con detalle en este apartado.

Además de esto, resaltar que, gracias a que se prescinde de dos pasos vitales en el revestimiento tradicional (enfoscado y pintura), logramos una mayor rapidez en la finalización de la obra, costes de material y personal siempre más bajos y un acabado estéticamente superior al tradicional.

El revestimiento monocapa continuo con acabado de árido proyectado está constituido por un mortero modificado, al que una vez aplicado y fresco, se le proyecta un árido de tamaño y color a elegir según el acabado deseado.

Con el revestimiento monocapa continuo con acabado raspado o labrado, se obtiene un acabado similar al de la piedra labrada raspando la superficie cuando empieza a endurecer.

Algunas de las propiedades de este tipo de mortero monocapa:

  • Impermeable al agua de lluvia.
  • Permeable al vapor del agua, permitiendo que el soporte respire.
  • Adherencia perfecta y continua sobre el soporte.
  • Se aplica sin necesidad de enfoscar la obra, directamente sobre el cerramiento.
  • No precisa mantenimiento.
  • Buenas resistencias mecánicas.
  • Aplicación tradicional, ya sea manual o mecánicamente, aconsejándose esta última.
  • El efecto decorativo de la fachada se obtiene realizando despieces, mediante la colocación previa de junquillos.